En este momento estás viendo ¿Mi negocio necesita una web o llega con tener redes sociales?

¿Mi negocio necesita una web o llega con tener redes sociales?

Las redes sociales ya son uno de nuestros medios principales para informarnos y tras más de 10 años de maduración su potencial es innegable. Muchos negocios y pymes nos preguntáis si es necesario contar con una página web, o si por el contrario bastaría con un par de perfiles en Facebook, Instagram o Twitter para vertebrar vuestra presencia en Internet. ¿Web o redes? Hoy os explicamos de forma rápida las principales claves para responder a esta pregunta.

Web o redes, un dilema de fácil solución

El primer paso para establecer la presencia digital de cualquier negocio pasa por seleccionar tus canales de comunicación. Para tomar esta decisión hay que tener presente el concepto de propiedad.

Propiedad

Tu página web es tuya, ¡tus redes no!

Para entenderlo rápido: cuando creamos una web registramos un dominio (www.inova3.net), que es de tu propiedad, y se aloja en un hosting o en un servidor que también te pertenece.

El control sobre tu página web es exclusivamente tuyo, ya que cualquier modificación de imágenes, de diseño o de funciones depende únicamente de ti. Además, el lugar en el que se aloja de ningún modo va a desaparecer (en cualquier caso se expande, como el universo).

Antonio Pato, CEO inova3.

Una red social constituye una “página web” o aplicación en sí misma, a la que tú ingresas. Su diseño, funcionalidades y cambios estructurales dependen de la empresa matriz, ya sea Meta (Facebook, Instagram, Whatsapp…), Twitter o cualquier otra, así como sus políticas de uso y cancelación.

Tú tienes capacidad para publicar lo que deseas, pero la red social NO es de tu propiedad. En cualquier momento tu perfil en redes puede sufrir bloqueos, restricciones o cancelaciones ya que la autoridad sobre el mismo depende de cada plataforma, y es ella quien decide. Por otro lado, si una red se hunde y desaparece, tu perfil se hunde con ella, como fue el caso de los millones de usuarios de myspace, fotolog o tuenti.

Esto no pasa con una página web y es la gran ventaja frente a un perfil de redes sociales.

Capacidad de venta

La segunda diferencia radical entre una página web y una red social es la capacidad para vender.

Aunque el social shopping ha avanzado mucho, las compras se producen 100 % en la página web, donde cuentas con pasarelas de pago conectadas a tu servicio de distribución. 

En la web los usuarios pueden adquirir tus productos mientras tú sigues cada venta muy de cerca y en tiempo real para controlar stock, productos estrella, incrementos de ticket, etc.

Las redes sociales no son todavía un canal de venta directa sino una plataforma de promoción, de marketing, y por supuesto de publicidad (anuncios de pago). De hecho toda campaña en redes busca llevar al usuario a una página web donde poder conseguir una venta, un contacto de calidad, o cualquier otra conversión de valor.

Confianza y reputación

Otro motivo que hace imprescindible tener una web es la confianza. El 99% de los negocios con perfiles en redes enlazan a una página web y esto ofrece una imagen de fiabilidad al usuario/a.

Un negocio local puede llevar sus propias redes y quizás es suficiente para promocionar sus productos, enlazando a un número de Whatsapp desde el que gestionar las ventas. Aún así, esta decisión deja de lado la posibilidad de posicionarse en Google, desde el que llegan todas las búsquedas de servicios y productos a nivel local. 

Los buscadores basan su posicionamiento principalmente en el contenido de páginas web más que en redes sociales. 

No contar con una web supone capar el mayor canal de captación de clientes potenciales que existe para tu negocio. Desde luego, si solo quieres un perfil, por lo menos que sea de Google My Business.

Crecimiento y escalabilidad

Cualquier empresa o marca que quiera crecer y mejorar su presencia online no va a ningún sitio si no cuenta con una página web. Las redes te aportan visibilidad, pero sin una presencia propia (web) donde puedes comunicar tus valores, las ventajas de tus productos, y tus promociones o descuentos, es muy difícil crecer a medio o largo plazo.

Por otro lado la web está conectada a un CRM que te da toda la información clave para que tu negocio pueda enfocar su expansión en base a datos fehacientes. Las redes te permiten visualizar el rendimiento de las publicaciones, pero no de tus contactos/ leads y tus ventas. Esta posibilidad es exclusiva de una página web, tienda online o eCommerce.

¿Necesito una web o me llega con las redes?

Puede que te llegue con las redes… PERO, tu negocio necesita una web.

  • Tu web es tu canal de comunicación y ventas, el epicentro de tu crecimiento digital.

También es el canal desde el que se articula toda tu estrategia de marketing, para coordinar los mensajes que publicas en tus redes, que envías en tu newsletter o que promocionas a través de campañas de pago en Adwords, o con anuncios en Facebook e Instagram.

  • Las redes sociales son un canal principalmente de marketing, que empleas para dar visibilidad a tus productos, promocionar tus valores e interactuar con tu audiencia.

Esto es todo por hoy, nos despedimos con la esperanza de poder confirmaros muy pronto el lanzamiento definitivo del Kit Digital, que sabemos que lo estáis esperando como agua de mayo, así que ¡no nos pierdas de vista! Hasta la próxima.

Deja una respuesta